XALAPA EN LA NOTICIA. COM

www.facebook.com/xalapaenlanoticia1/

¿Qué sigue después de la renuncia de Javier Duarte?

samuel-aguirre

Por Samuel Aguirre Ochoa

Ya renunció como Gobernador el Doctor Javier Duarte de Ochoa, los diputados nombraron como Gobernador interino al Doctor Flavino Ríos Alvarado y se hicieron algunos reacomodos en las áreas de gobierno. Los veracruzanos deseamos que las cosas mejoren en el estado para bien de todos los ciudadanos que lo habitamos. Deseamos también que se aclaren las cuentas y, de ser cierto que hubo desvíos de recursos para los bolsillos de funcionarios de la actual administración se castigue a los responsables, se recuperen dichos recursos y se inviertan en obras de beneficio común.

Pero no hay que perder de vista que la sexagésima tercera Legislatura del Estado aprobó un presupuesto de 98 mil 534 millones 7 mil pesos, recursos que deben terminar de ejercerse de manera clara en lo que resta del año, pues los mismos vienen etiquetados en diferentes fondos, que comprenden determinado tipo de obras. Y ya se ha dicho muchas veces que tales partidas federales no deben ser desviadas, es decir, no deben ser utilizadas para tapar hoyos a cambio de destapar otros. Pues de seguirse con esta práctica no se habrá avanzado mucho con el cambio de Gobernador.

Los dineros que vienen programados para el campo deben ser utilizados en beneficio de los campesinos, los programados para infraestructura carretera o pavimentación de calles tienen que invertirse en esos rubros, los que vienen para educación deben ejercerse en este sector, lo mismo en electrificación rural, apoyos a la vivienda, etc. Sostengo que no hay que perder de vista este asunto, porque se observa una parálisis casi total en las dependencias estatales, los funcionarios de nivel medio y superior están despreocupados por concluir los trabajos que están en proceso o que deben iniciarse en este momento, y algunos que algo están haciendo, alegan que los asuntos no avanzan por culpa de la Secretaría de Finanzas. Ojalá y el Gobernador interino logre reactivar la maquinaria en las distintas Secretarías, para que se retome el trabajo y, sobre todo, los dineros del presupuesto que quincenalmente envía la Federación se inviertan correctamente.

Los antorchistas veracruzanos estaremos muy pendientes de este tema, para que los recursos se inviertan en beneficio de todos los sectores, poniendo particular énfasis en aquéllos que viven en pobreza. En la siguiente administración haremos lo mismo, exigir que los recursos del erario se inviertan en obras y acciones en beneficio del pueblo trabajador.

También quiero llamar la atención sobre el tema de la corrupción del que tanto se habla todos los días por los principales actores de la vida política estatal y nacional. Prácticamente todos sostienen que acabarán con ella, con lo cual los problemas del país quedarán resueltos y todos viviremos un mundo de felicidad. Al respecto sostengo, como ya lo he dicho en otras ocasiones, que la corrupción es un fenómeno inherente al modelo económico que prevalece en México y en la mayor parte del mundo, es un fenómeno que el sistema capitalista de producción lleva en sus entrañas; la corrupción es una especie de lubricante que le permite subsistir a este sistema, en el cual unos cuantos poderosos se han adueñado de los medios de producción de bienes y servicios, se han adueñado de la riqueza nacional, dejando a las grandes mayorías en la pobreza; un sistema en el cual, si los obreros no quieren morir de hambre tienen que vender su fuerza de trabajo a los dueños del capital a cambio de un miserable salario cuando bien les va, porque de todos es conocido el enorme desempleo que existe en el país; un modelo económico concentrador de la riqueza, que mantiene en la miseria a millones de campesinos, colonos, indígenas, etc.

Sostengo que los políticos que no hablan de la necesidad de cambiar este modelo económico están engañando al pueblo. Dicho modelo económico está regido por leyes de carácter objetivo, que tiene una dinámica propia y una existencia independiente a la voluntad de las personas. Que la única forma de que cambie la suerte de la población veracruzana y del país entero, reside en cambiar dicho modelo económico por otro, en el que la riqueza se distribuya de manera más equitativa. Y que esta acción no la llevará a cabo un político aislado. Esta transformación social sólo puede llevarla a cabo el pueblo trabajador organizado y politizado, que tenga claridad de cómo funciona dicho modelo económico y que cuente con las herramientas teóricas para la construcción de otro modelo que supere al actual.

Por tanto, respondiendo a la pregunta sobre qué sigue después de la renuncia del Doctor Duarte de Ochoa, la respuesta que puede adelantarse, es que no se verán grandes cambios, a menos que los trabajadores se organicen y exijan lo que por derecho les corresponde: una distribución más equitativa de la riqueza nacional.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 14, 2016 por en Uncategorized.
A %d blogueros les gusta esto: